Miedos y fobias

Ya sabemos lo que es el miedo, aunque es difícil de explicar, todos nosotros lo experimentamos, a veces incluso a diario. De hecho, en su primitivo origen, es una emoción básica diseñada en el organismo para ayudarnos a sobrevivir.  Existe una gran diversidad de ellos, pueden haber sido aprendidos a través de observarlos en otros o contagiados por ellos, para más tarde imitarlos, o realmente vividos de forma directa, en propia piel; pero cuando estos se convierten en algo crónico, desmedido y desproporcionado, en relación a lo que lo origina, puede llegar a convertirse en una fobia. Siempre hay una causa para ello, la mayoría de los casos, escondida en lo más profundo de nuestra mente, e incluso a veces, la fobia experimentada no tiene nada que ver con lo que realmente lo ocasionó , ya que dicha fobia se pudo producir por asociación no directa con la causa (por ejemplo: “puedo tener miedo a los perros porque de pequeño me dejaban encerrado durante horas, y lo único que escuchaba era el constante ladrar de dicho animal, pero lo que realmente subyace, es la sensación de abandono y soledad de mi encierro”)

¿Cómo tratarlo?

A través de ejercicios de acercamiento a la situación que le produce el miedo/fobia. Para ello se trabaja con técnicas como el “modelado y el moldeado encubiertos” y el “ensayo de conducta”,para acabar exponiéndose a la situación de forma real, cada vez más cerca y más tiempo, en principio controlado y ensayado todo con el terapeuta, para que el cliente, finalmente se exponga del todo. Estos ejercicios se hacen mental y físicamente. Lógicamente se analizan primero en profundidad, como en todos los casos, los orígenes de los miedos, a través de la hipnosis. Se enseñan técnicas de respiración abdominal y visualización, así como otro tipo de relajaciones que se consideren convenientes (de naturaleza puramente física o mental, PROGRESIVA, PASIVA, AUTOGENA etc)

Subir